Tarta de nido de pascua

​El mango y la piña le dan un toque fresco a esta deliciosa tarta de chocolate.   Esta rica tarta se corona con un bonito nido de ave realizado con palitos de pretzel y chocolate. ¡Delicioso! Para 15 porciones

Base
100 g de mantequilla
100 g de chocolate negro
2 huevos
100 ml de azúcar
100 ml de azúcar morena
200 ml de harina de trigo
1 cucharadita de levadura en polvo
1/4 cucharadita de sal

Relleno
3 hojas de gelatina
2 mangos maduros
100 ml de azúcar
1 lata (aprox. 227 g) de piña troceada
250 g de queso mascarpone
300 ml de nata para montar
50 ml de zumo de mango-fruta de la pasión

Glaseado
150 g de queso mascarpone
150 ml de nata para montar
1 cucharada de azúcar glas
Colorante alimentario azul
1 cucharada de cacao en polvo
1–2 cucharadas de agua caliente

Para decorar
100 g de palitos de pretzel
150 g de chocolate negro
Huevos de pascua

Precaliente el horno a 175 °C. Derrita la mantequilla y el chocolate. Bata ligeramente los huevos y el azúcar. Agregue la mezcla de mantequilla y chocolate a los huevos. Incorpore la harina, la levadura en polvo y la sal a la pasta. Divida la pasta en dos bandejas de horno revestidas con Papel para horno SAGA y hornee durante unos 20 minutos o hasta que la pasta se endurezca alrededor de los bordes, pero siga estando elástica en el centro. Deje que las bases se enfríen completamente.

A continuación, prepare el relleno. Empape las hojas de gelatina en agua fría. Separe y trocee la carne de los mangos e introdúzcala en un bol. Agregue el azúcar y mezcle hasta conseguir una mezcla uniforme. Escurra el exceso de líquido de la piña troceada.

Bata el mascarpone y la nata para montar hasta conseguir una espuma suave. Mezcle con el mango. Caliente el zumo de mango-fruta de la pasión y disuelva en él las hojas de gelatina ablandadas. Vierta la mezcla de gelatina en la espuma de mango sin parar de mezclar. Incorpore la piña escurrida.

Coloque la primera base sobre un plato de servir. Revista con papel para horno el aro de un molde desmontable para tartas y coloque el anillo en la base. Vierta la mitad del relleno sobre la base. Coloque encima con cuidado la segunda base y vierta el resto del relleno. Déjela reposar en el frigorífico hasta el día siguiente.

Para el glaseado, bata la nata, el mascarpone, el azúcar glas y el colorante alimentario. Recubra la tarta. Mezcle el cacao en polvo con un poco de agua caliente y salpique la tarta con esta «pintura de cacao» mediante un pincel.

Para hacer el nido decorativo, revista un bol pequeño con papel para horno. Trocee los palitos de pretzel en piezas de unos centímetros de largo. Funda el chocolate y viértalo sobre los palitos de pretzel. Levante los palitos de pretzel del bol en pequeños grupos para formar el nido. Deje que se endurezca en el frigorífico durante unos 15 minutos. Coloque el nido en la tarta ya lista y decore con los huevos de pascua.