Albóndigas rellenas con lechuga y setas

Albóndigas estilo gourmet. La lechuga cocinada es toda una revelación. 

350 g de carne picada (mitad cerdo, mitad ternera)
1 huevo
1 manojo de perejil de hoja plana
130 g de espinacas frescas
1 chalota
½ cucharada de pasta de rábano picante
3 cucharadas de semillas de sésamo

4 cogollos pequeños de lechuga romana
400 g de setas variadas
1 cebolla blanca pequeña
2 cucharadas de vinagre de vino blanco suave
5 cucharadas de aceite de canola prensado en frío
sal marina
pimienta negra

hilo de cocina

Lave las espinacas y el perejil a fondo y quite los tallos. Ponga las hojas en agua hirviendo durante 5 segundos y enfríelas inmediatamente en agua helada. Viértalas en un colador y escúrralas bien. Póngalas en un bol, añada el rábano picante y la chalota picada muy fina y sazone con sal al gusto. Haga 12 albóndigas pequeñas y póngalas en el congelador durante 10 minutos.

Salpimente la carne picada, añada el huevo y amase bien. Tome un poco de carne picada en la mano y aplánela. Ponga una porción de espinaca con perejil en el centro, pliegue la carne para que la verdura quede por dentro y dele forma de bola con las manos. Reboce las 12 albóndigas en las semillas de sésamo.

Prepare 4 hojas tamaño A3 de Papel para cocinar SAGA. Limpie las lechugas y quite los tallos. Córtelas en tiras largas y colóquelas en el centro de cada papel. Pele la cebolla y córtela en rodajas finas. Limpie las setas y córtelas en cuartos. Mézclelas con la cebolla, el vinagre de vino blanco y el aceite de canola y condimente al gusto. Esparza la mezcla sobre la lechuga y coloque encima las albóndigas. Haga una bolsa SAGA y átela bien con un hilo de cocina.

Llene dos cacerolas grandes con unos 3-4 cm de agua. Cuando hierva el agua, ponga dos bolsas en cada cacerola durante 12-15 minutos.

Sirva en las bolsas con pan artesanal o panecillos de centeno.

EL CONSEJO EXPERTO: El jugo de las setas y las albóndigas mezclado con el vinagre y el aceite de canola hacen una excelente vinagreta.