La tarta Suomi 100

​Esta magnífica tarta se inspira en el centenario de la independencia de Finlandia en otoño de 2017. Por su combinación de arándanos rojos, cardamomo y chocolate blanco, esta bella tarta también es un postre ideal para la Navidad. Para cambiar su aspecto, utilice otro color en el glaseado.

Para la pasta:
4 huevos
150 ml de azúcar
150 ml de harina común
100 ml de harina de patata
½ cucharadita de levadura en polvo
1 cucharadita de cardamomo

Para el relleno:
4 hojas de gelatina
200 g de arándanos rojos
50 ml de azúcar
250 g de queso quark
150 g de chocolate blanco
200 ml de nata para montar

Para emborrachar la tarta:
150 ml de zumo de arándano rojo

Para el glaseado y la decoración:
50 ml de agua
75 ml de azúcar
300 g de mantequilla
1 cucharadita de cardamomo
Colorante alimentario azul
150 g de chocolate blanco

Caliente el horno a 175 °C. Cubra dos moldes desmontables (diámetro 15 cm) con Papel para horno SAGA. Cubra de papel para horno también los lados de los moldes.

Bata el azúcar y los huevos hasta obtener una masa ligera y esponjosa. Mezcle la harina, la harina de patata, la levadura en polvo y el cardamomo y agréguelos a la mezcla de huevo y azúcar tamizando una tercera parte cada vez. Mezcle con cuidado con unas varillas para que no queden grumos de harina en la pasta. Reparta la pasta entre los moldes y hornee unos 25 minutos en la bandeja más baja del horno. Cuando las tartas se hayan enfriado, córtelas horizontalmente para obtener dos capas de cada una.

Empape las hojas de gelatina en agua fría. Machaque los arándanos rojos y mezcle con el azúcar para formar un puré fino. Reserve dos cucharadas del puré y mezcle el resto con el queso quark. Funda el chocolate y resérvelo. Bata la nata hasta que quede esponjosa. Caliente el puré de arándanos rojos que había reservado y disuelva en él las hojas de gelatina ablandadas. Sin parar de mezclar, vierta la mezcla de gelatina formando una cinta delgada en la mezcla de arándanos rojos y queso quark. Agregue el chocolate y, por último, envuélvalo con la nata montada.

Cubra el molde para tartas con papel para horno, dejando un borde muy alto. Introduzca la primera capa de tarta en el molde y emborráchela levemente con zumo de arándano rojo. Extienda la tercera parte del relleno sobre esta capa. Repita hasta haber usado todas las capas. Deje que la tarta repose en un lugar fresco durante al menos seis horas.

Para el glaseado, lleve el agua y el azúcar a ebullición en una cacerola. Bata la mantequilla a temperatura ambiente con unas varillas hasta que quede esponjosa. Agregue el almíbar una vez frío y el cardamomo molido fino, y bata con unas varillas hasta que adquiera un color muy claro y una consistencia esponjosa. Divida el glaseado en tres partes y coloree dos partes con tonos de azul. Recubra la tarta por turnos con los distintos tonos.

Prepare las virutas de chocolate blanco fundiendo el chocolate a temperatura baja. Use una cuchara para levantar pequeños picos de chocolate sobre una hoja de papel para horno. Ablande los picos para darles la forma de viruta con una brocha ancha. Deje reposar y decore la tarta con las virutas de chocolate.